Caminando hacia calles seguras

 

OxfordCircus-BeforeAfter

Oxford Circus, Londres (imágenes vía internet)

Uno de los grandes problemas que enfrentan nuestras ciudades en la actualidad, es la segregación social y espacial de los usuarios más vulnerables de la vialidad, que ha generado el modelo de desarrollo urbano centrado en la dependencia del automóvil como medio de transporte.

En México existe una situación que se ha vuelto falso símbolo de progreso, principalmente en zonas urbanas, consiste en la consolidación y construcción de calles, avenidas, puentes, distribuidores viales, zonas de estacionamiento y autopistas urbanas que han generado una distribución inequitativa del espacio vial dejando a un lado a otros usuarios, principalmente peatones y ciclistas.

A todas luces quién lleva las de perder en esta cadena de depredación urbana es el peatón, orillado a desplazarse usando infraestructura deficiente e insegura que además, en muchos casos de ciudades mexicanas, es constantemente invadida por los automovilistas, quienes reclaman para sí cualquier espacio en apariencia disponible para su uso, llegando al extremo de invadir banquetas, pasos y cruces peatonales como espacio de circulación o estacionamiento.

A lo largo y ancho de México ésta situación se repite, Xalapa la ciudad donde vivo no es la excepción. Sirva la descripción de la Avenida Lázaro Cárdenas, una de una de las más importantes de la ciudad, para ejemplificar el modelo de segregación que hemos construido.

Lázaro Cárdenas es una de las avenidas más transitadas de Xalapa, carretera federal que con el paso de los años y el crecimiento expansivo de la ciudad, ha dividido la mancha urbana en dos. En una de estas dos mitades, hacia el norte, habita el 40% de la población de la ciudad. Esta zona es el origen y destino de un gran porcentaje de viajes, gente que debe ir hacia el centro para acceder a distintos servicios; por lo que dicha avenida, es un eje troncal para el tránsito urbano.

Aven

Avenida Lázaro Cárdenas antes y después de la construcción del Puente Bicentenario (imágenes vía internet)

La Av. Lázaro Cárdenas, es también zona de paso entre distintos municipios conurbados a Xalapa, así como la carretera federal por donde circulan vehículos de servicio de pasajeros y de carga, entre otros, que van de Veracruz a Puebla o el Distrito Federal. A lo largo de la avenida existe un fuerte desarrollo comercial; a grosso modo podemos contar cuatro plazas comerciales, varios edificios sede de oficinas de gobierno federal y estatal, agencias automotrices, restaurantes, hoteles, una serie de comercios de grande y mediana escala, y zonas de vivienda.

La dinámica comercial de la avenida y el movimiento diario de la zona norte de la ciudad (principalmente habitacional) hacia el centro, resulta en un flujo peatonal constante que debe cruzarla, en muchos casos para continuar su viaje en transporte público, ya que la oferta de rutas se concentra a lo largo de esta.

La avenida tiene una longitud aproximada de 9 km en zona urbana, de sur a norte, desde Plaza Américas hasta el edificio de Finanzas, y un ancho de ocho carriles con camellón en algunas secciones. A lo largo de este tramo, la infraestructura peatonal para cruzar de manera segura es escasa, por no decir nula.

A pesar de existir puentes peatonales, que en teoría permiten el cruce seguro de personas, en algunos casos éstas últimas deciden no hacer uso de ellos. Es común encontrar en las redes sociales fotografías donde se reportan peatones intentando cruzar la avenida a nivel del suelo, en algunos casos bajo el puente o cerca de él; la imagen casi siempre es acompañada de los adjetivos “flojo”, “imprudente”, “irresponsable”, “descuidado”, “ignorante” y más. “Si no puede subir el puente, que camine hasta el semáforo” es un comentario utilizado con frecuencia.

Sería un buen ejercicio que antes de emplear cualquiera de estos adjetivos o expresiones, primero nos preguntemos ¿Por qué el peatón no usa el puente? ¿Por qué no camina hasta el semáforo para cruzar de forma segura? La respuesta no es tan complicada: en la mayoría de los casos ninguna de las dos opciones, puentes o cruces con semáforo, es una solución hecha a su medida, ni es tampoco una alternativa segura.

La primera opción es la de los puentes peatonales. En la avenida existen 13 puentes ubicados a distancias variables entre ellos, siendo la mayor distancia de 1.2 km aproximadamente. Esta infraestructura, que pareciera estar diseñada para facilitar el cruce seguro de peatones, es en realidad una solución que prioriza la circulación constante y permanente de vehículos motorizados, pero que a la vez dificulta, o incluso hace imposible para parte de la población, el tránsito peatonal.

Los puentes peatonales surgen como una opción para mantener una velocidad constante en los vehículos, de manera que estos no tengan que detenerse cada determinada distancia para permitir el cruce de peatones. Su objetivo y diseño se establece en función de esto, no en función de las necesidades de quienes se supone deben hacer uso de ellos: peatones, niños, adultos mayores, personas con movilidad limitada, personas que empujan carriolas, sectores vulnerables, etc.

Desde el punto de vista peatonal, existen varias razones para no usar los puentes, entre ellas: duplican o triplican la distancia que el peatón debe recorrer comparada con la distancia que implicaría  cruzar el arroyo vehicular a nivel del suelo, tienen tramos extensos de escaleras que subir y bajar (lo que segrega a los sectores para los que una escalera es una barrera), carecen de iluminación (lo que en la noche los vuelve inseguros), generalmente no les dan mantenimiento por lo que no resulta agradable caminar en ellos, entre otras.

Para abundar en el tema es recomendable leer algunos textos que han evaluado la función de los puentes peatonales en zonas urbanas, entre ellos: Puentes Peatonales Monumentos al Automóvil, Rompiendo el Mito de los Puentes Peatonales y los comentarios que el colectivo Bicitekas hizo a petición de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal.

La segunda opción es la relativa a los cruces de calles. La avenida cuenta con una serie de cruces semaforizados, algunos de ellos con pasos peatonales pintados, unos visibles, otro no; el detalle está en que, ninguno de esos cruces cuenta con una fase o tiempo de cruce para peatones en los semáforos. Quienes caminan deben cruzar en las fases de alto correspondiente a los autos, con la suerte de que el cruce no tenga retorno o vuelta a la izquierda (lo que reduce el tiempo para cruzar), llegando al extremo de significar una tarea casi imposible, cuando se trata de un carril con vuelta permanente a la derecha, donde los hechos señalan que el peatón pareciera no tener nunca la prioridad.

Además de no existir tiempo específico para el cruce de peatones, súmele usted que las condiciones de la infraestructura existente son pésimas, no existe señalética adecuada ni accesibilidad universal, en muchos casos el cruce está dividido por un camellón al que hay que subir y bajar, y que la distancia de cruce es tal, que el tiempo del semáforo no permite cruzar por completo.

NYC DOT 2

Imagen: New York City Department of Transportation

Habrá quien argumente que hay una falta de educación vial; lo cierto, es que también la forma en que la ciudad está diseñada educa. Durante años hemos construido infraestructura que fomenta patrones de comportamiento erróneos; por un lado al automovilista se le da el mensaje de no detenerse ante nada; por otro, al peatón se le dan opciones pensadas desde el automóvil que nada tienen que ver con su escala, velocidad y necesidades.

Leo esta mañana, en una foto donde un peatón intenta cruzar Lázaro Cárdenas, el adjetivo “imprudente”. Me pregunto ¿en quién radica la imprudencia de la acción?, ¿en quién elige cruzar a nivel de calle ante la opción impuesta hecha a medida del auto, o en quién es responsable de diseñar soluciones para una ciudad donde sus habitantes puedan desplazarse a pie de manera cómoda y segura por sus calles y avenidas?

Rediseñar una ciudad donde las necesidades de todos los usuarios del espacio público sean atendidas es posible. Nueva York por citar un ejemplo, lo está logrando de manera exitosa sin grandes proyectos o inversiones sino con una reorganización del espacio, tratamiento de pavimentos, algunos elementos físicos y señalética, como se aprecia en la imagen que acompaña este texto.

Se trata de redefinir prioridades, de construir una ciudad incluyente. ¿Y si mejor implementamos una estrategia de cruces seguros a todo lo largo y ancho de Lázaro Cárdenas y de la ciudad, y dejamos en paz a los peatones?

Anuncios

5 comentarios en “Caminando hacia calles seguras

  1. Danae dijo:

    Tienes toda la razón, apenas entendí porque los peatones no usamos el puente y digo usamos porque muchas veces me es más cómodo “aventarme” a la calle y pasar según yo rápido . Cuando voy en mi auto veo mucho transeúnte que hace lo mismo incluso cuando ya estas a poca distancia de el.

    A pesar de las inconveniencias de usar el puente hay mucha gente que sí se la rifa, es decir ponen en peligro sus vidas por querer atravesar de manera cómoda y rápida la calle o avenida, luego hasta se ríen como si te estuvieran jugando una mala pasada.

    La vida de un ser humano es muy valiosa y hay que evitar competir con el automovilista.

    Lo peor de todo y sale un poco de contexto es que en las nuevas zonas habitacionales las calles son más reducidas y ya no hay banquetas , en caso de que sí las hubiera, están muy mal hechas, son grocerias, imposible transitarlas con carreolas o sillas de ruedas,etc.

    • Claudina dijo:

      Gracias por tu comentario. Lo que planteas al final es un tema que da para otro post, la poca o nula infraestructura peatonal en nuevos desarrollos habitacionales. En breve espero poder escribir algo al respecto. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s